La legislación ha sido reclamada por el Poder Ejecutivo como una de sus prioridades y es la primera que se aprueba en el reinicio de la actividad legislativa, tras las vacaciones de fin de año.

El gobierno reaccionó satisfecho con la decisión de los legisladores, a quienes pidió acelerar la aprobación en segundo debate, a fin de que la normativa entre en vigencia lo antes posible.

“Mil nuevos oficiales de policía, más delegaciones policiales, equipo policial, herramientas y personal para el combate al crimen organizado y financiamiento a la Dirección General de Adaptación social, son parte de los beneficios que tendrá el país”, señaló la Presidencia en un comunicado.

El tributo generará 45.000 millones de colones anuales, de los cuales el 90% será para ell Ministerio de Seguridad Pública, un 5% para el Ministerio de Justicia y un 5% para el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

“La aprobación del proyecto de ley que restablece el cobro del impuesto a las personas jurídicas es vital para garantizar la seguridad ciudadana, por lo que hoy agradecemos a diputados y diputados el compromiso con el bienestar del país reflejado en su voto afirmativo”, comentó el ministro de la Presidencia, Sergio Alfaro.

“Ahora lo indispensable es darle segundo debate a la brevedad, ya que la ley exige un periodo de tres meses después de su publicación para entrar en vigencia, por lo que mientras más rápido se apruebe, más rápido podemos gestionar los recursos para la seguridad pública”, afirmó Alfaro.

El ministro de Seguridad Pública, Gustavo Mata, dijo por su parte que el impuesto permitirá adquirir radares y lanchas para combatir el narcotráfico que opera en la zona del Caribe, así como mejorar las delegaciones de la Policía adquirir tecnología de comunicación” entre otros aspectos.

La ley establece un impuesto único de 300 dólares para las sociedades. El tributo había sido establecido en 2013 pero en 2015 la Sala IV lo declaró inconstitucional por errores en su tramitación legislativa, por lo que ha estado suspendido durante dos años.