"Las medidas provisionales dictadas por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) autorizaban a Costa Rica a realizar las obras, para evitar un daño mayor", al humedal de isla Calero, que se encuentra en disputa ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), explicó el ministro.

Además, "lo que hicimos fue comunicado oportunamente a la Cancillería de Nicaragua, a la CIJ y a la Convención Ramsar", organismo de la ONU que trabaja en la protección de los humedales en todo el mundo, señaló.

Un equipo integrado por 62 trabajadores del ministerio del Ambiente trabajó durante siete días en la construcción de un dique sobre el caño artificial, abierto por orden del gobierno de Nicaragua en setiembre de 2013.

El caño conecta el río San Juan con el mar Caribe atravesando la isla Calero, territorio que Costa Rica reclama como propio y que fue invadido por el ejército de Nicaragua en octubre de 2010, por lo cual se planteó un litigio ante la CIJ.

Ya desde 2011, la CIJ había pedido a ambos países abstenerse de ingresar con personal civil o militar en el área de disputa, pero Nicaragua irrespetó esa disposición y abrió el caño artificial, que en apariencia pretendía abrir una nueva desembocadura al río San Juan en detrimento de territorio tico.

Ante esta nueva violación, la CIJ autorizó a Costa Rica a realizar -en coordinación con la secretaría de la convención Ramsar- las obras de reparación necesarias para evitar un mayor deterioro ambiental.

El canciller detalló que para construir el dique se utilizaron más de 3.000 sacos de arena, que debieron ser transportados por un helicóptero desde un sector de territorio costarricense.

Agregó que el costo de las obras, estimado de manera preliminar, fue de unos 177.000 dólares, el cual consideró bajo en relación con la importancia ambiental de las reparaciones.

El canciller dijo que durante el desarrollo de los trabajos, autoridades civiles y militares de Nicaragua mantuvieron vigilancia constante desde su territorio, pero que no hubo ningún incidente digno de mencionar.

Una fotografía tomada durante el proceso muestra a Edén Pastora vigilando los trabajos desde territorio nicaragüense.

Ambos países acudirán del 14 de abril al 1 de mayo ante los jueces de la CIJ para exponer sus últimos argumentos antes de que se produzca una sentencia, probablemente entre finales de 2015 y principios de 2016.

Además de la demanda sobre el humedal de isla Calero, interpuesta por Costa Rica, la CIJ conoce otra demanda de Nicaragua contra su vecino por la alegada contaminación del río San Juan, durante la construcción de una carretera paralela al río.