Imagen tomada de Wikipedia

(Esta Síntesis Histórica que está publicando Informa-Tico a razón de dos entregas semanales, los días martes y jueves, se recomienda coleccionarlas).

A esa definición se debe agregar algunas cosas evidentes: los países más poderosos e industrializados gozan de facilidades para encauzar los procesos de globalización según su conveniencia, algo impensable para los no industrializados y pequeños. Existen ámbitos de gran importancia nacional en los cuales nuestro país tiene poca injerencia. En cambio, una economía del tamaño de la costarricense tiene poco espacio de maniobra en el vendaval de la globalización.

17.2 Los modelos de desarrollo económico. Con el afán de disminuir la dependencia de la economía nacional de las exportaciones cafetaleras y bananeras, sujetas a ciclos de malos precios incontrolables, Rodrigo Facio concibió el proyecto de sustituir ciertas importaciones mediante la creación de industrias financiadas con impuestos a las exportaciones tradicionales. La diversificación económica daría lugar a un nuevo sector productivo y, además, se reduciría la dependencia de los bienes industriales importados (Vargas, Luis P. “La economía, en Costa Rica en el siglo XX”, en “Costa Rica en el siglo XX”, Eugenio Rodríguez editor, 2, p. 343). A la vez, se procuraba tecnificar la producción de café, para obtener mayores utilidades. Esa estrategia se denominó “sustitución de importaciones”. Para que los consumidores la apoyaran se pregonó el lema “Compre y use lo que Costa Rica produce”.

El siguiente modelo de desarrollo nació bajo el auspicio del Mercado Común Centroamericano (MCCA) , iniciativa de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL). La idea generadora consistió en agrupar los países de América Central en un solo mercado unificando los aranceles. Así se superaría lo reducido de cada demanda nacional y se facilitaría la atracción de inversiones de empresas industriales de todo el orbe, previamente asignadas según países para buscar una equidad y evitar una competencia que fraccionara el mercado. La iniciativa trajo cuantiosos beneficios para el empleo, la balanza de pagos (el resultado de comprar el monto de las exportaciones de bienes y servicios de un país con sus importaciones, incluyendo préstamos) y el despegue de un proceso de industrialización, pero sucumbió por la intromisión de transnacionales que, para incrementar sus ventas, no respetaron la idea original del MCCA. Algunos estudiosos opinan que tal intromisión espoleó las guerras civiles regionales.

En conclusión, el proceso de industrialización que inició Costa Rica en la década de 1960, al igual que los demás países del Istmo Centroamericano, no logró conformar un sistema económico que propiciara un desarrollo autosostenible y más independiente. Tampoco mejoró la distribución del ingreso. Esto impidió un mínimo de bienestar, lo que ha derivado en un sistema económico excesivamente vulnerable y dependiente del exterior, en particular de empresas transnacionales, en materia de capital, insumos y tecnología (Fallas, Helio. “Crisis económica en Costa Rica”, 1984, p. 24).

El sepelio del MCCA facilitó el arraigo del neoliberalismo.

17.3 El neoliberalismo. Cabe definir esta corriente de pensamiento económico-político como la combinación de los siguientes postulados, es decir, una propuesta que se admite como cierta, pero sin demostración.

a. El mercado, gracias al libre juego de la oferta y la demanda, es la institución que con mayor eficiencia distribuye los recursos. Existe mercado en cualquier circunstancia que permita el contacto mediante el dinero entre compradores y vendedores, sean personas físicas o jurídicas, formales o informales, lícitas o ilegales, de bienes o servicios. El mercado perfecto, el más eficiente, es aquel en el cual la oferta y la demanda carecen de obstáculos y distorsiones.

b. el Estado, cuando interviene en la economía de un país, altera la libre competencia e introduce costos que finalmente paga el consumidor. Por consiguiente, debe abstenerse de participar en asuntos económicos y reducir sus funciones al mínimo, esto es, la necesaria vigilancia para el cumplimiento de las leyes que protejan la libre competencia;

c. es necesario reducir el tamaño del Estado, privatizar sus empresas y todos los servicios que sea posible, pues la empresa privada es más eficiente que la burocracia pública, siempre y cuando se permita la libre competencia;

d. el mercado (el libre juego de la oferta y la demanda) se basta a sí mismo para resolver los problemas económicos y sociales e impulsar el progreso;

e. los sindicatos y las convenciones colectivas entraban el dinamismo de la economía, encarecen el precio del trabajo y lo tornan ineficiente, por lo cual se debe reducir al mínimo su injerencia;

f. se debe promover el comercio internacional, de modo preferente por la firma de tratados de libre comercio;

g. la riqueza producida por la empresa privada se distribuye –como por cascadas sucesivas- desde los sectores opulentos hacia los de menos recursos, gracias a las dinámicas del mercado.

Las tesis del neoliberalismo chocan de modo frontal con la reforma socioeconómica desarrollada por el calderonismo y el PLN del decenio de 1940 en adelante. Valga la ocasión para recordar que después de la Guerra Civil del 48, el calderonismo no quiso saber nada de sus antiguos aliados de Vanguardia Popular, para no lesionar su potencial electoral, algo comprensible en el contexto de la Guerra Fría. La puesta en práctica del neoliberalismo fue cuestionada por los genuinos socialdemócratas del PLN, por los sindicatos y la mayoría de los profesionales de ciencias sociales de las universidades públicas, pero avalada por las empresas masivas de difusión social, el Partido Unidad Social Cristiana y el sector liberacionista controlado por la familia Arias Sánchez.

El neoliberalismo –junto con la globalización- son los grandes factores que enmarcan y determinan la Costa Rica contemporánea, al extremo de presentarse como una alternativa o sustitución del Estado social de derecho. Asimismo, puede considerarse la firma del PAE 1 (1985) el indicio del comienzo de una nueva etapa. En las páginas siguientes se intentará una rápida historización de los acontecimientos socioeconómicos y políticos. El período actual puede comprenderse como la pugna por imponer el modelo neoliberal y los esfuerzos por mantener el vigente el Estado social de derecho.

 (Esta Síntesis Histórica que está publicando Informa-Tico a razón de dos entregas semanales, los días martes y jueves, se recomienda coleccionarlas).