Un grupo de mujeres nicaragüenses se manifestó frente a la embajada de Nicaragua en San José, el pasado 17 de junio.

 Por Fabiola Pomareda García. - Mujeres migrantes nicaragüenses exiliadas en Costa Rica demandan la libertad para todas las personas presas políticas y secuestradas por el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo y denuncian que les quieren callar, aún a los exiliados, secuestrando y amenazando a sus familias en Nicaragua.

Claudia Tenorio Rizo es una activista feminista y ambientalista nicaragüense exiliada en Costa Rica desde el 24 de julio de 2018.

“Hace unos meses todavía había voces en Nicaragua, activistas, mujeres defensoras, hombres y mujeres en la lucha. Pero en este momento la represión es más fuerte aún; el régimen está apresando a todo aquel que levante la voz en Nicaragua. Ya se censuró la libre expresión, es brutal lo que está pasando, el pueblo está preso, secuestrado por la dictadura Ortega-Murillo”, dijo Claudia a UNIVERSIDAD.

El hermano de Claudia, Jhovanny Tenorio Rizo, fue secuestrado el 2 de mayo en la finca en la que trabajaba en Matagalpa, por civiles armados que se identificaron como policías. Claudia contó que no saben nada de él; solo que se lo llevaron cuatro paramilitares.

“Es un muchacho campesino de 31 años, no estaba metido en absolutamente nada de política, trabajaba la tierra. Cuando mi mamá y mi hermana fueron a la policía a preguntar por él no les quisieron decir nada y, más bien, les dijeron que si volvían a ir a preguntar las iban a apresar a ellas también. La policía niega tenerlo. Sabemos que en Matagalpa hay varias cárceles clandestinas que tiene el régimen a donde llevan a las personas secuestradas”, comentó Claudia.

“La única que ha estado metida en las luchas sociopolíticas he sido yo y es algo que el régimen está haciendo en mi contra, ya me habían amenazado. Ellos nos quieren callar aún a los exiliados, secuestrando y amenazando a nuestras familias. Yo hice la denuncia pública acá desde el exilio, y con miedo lo hice porque sé lo que son capaces de hacer”, agregó la mujer, quien también interpuso una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), e indicó que este organismo ya se pronunció y dictó medidas cautelares para el caso de su hermano.

“Lo que estamos pidiendo a la comunidad internacional que defienden los derechos humanos es la libertad de nuestras hermanas y hermanos presos políticos. Me preocupa mucho la pasividad que tiene la comunidad internacional, porque en este momento nosotros como pueblo tenemos esperanza en que personas defensoras de derechos humanos puedan pronunciarse y presionar para que los liberen”, agregó y destacó que las personas defensoras de derechos humanos que permanecen en Nicaragua están siendo monitoreadas y asediadas por el régimen.

Acusados de “menoscabar la soberanía”


Esta semana las autoridades de Nicaragua detuvieron a los líderes estudiantiles Lester Alemán y Max Jérez; y a los líderes del denominado Movimiento Campesino Freddy Navas, Pedro Mena y el aspirante a la presidencia Medardo Mairena, y los acusaron de «menoscabar la soberanía» del país, entre otros cargos.

Hasta el momento el Gobierno ha arrestado a 26 opositores al gobierno de Daniel Ortega, cuando faltan cuatro meses para las elecciones presidenciales.

Están presos también los candidatos presidenciales Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga, Miguel Moral, además de críticos, activistas, empresarios, estudiantes y excamaradas de armas de Daniel Ortega, según información de la agencia AFP.

Solidaridad en Costa Rica


Claudia Tenorio Rizo participó el pasado 17 de junio en una protesta frente a la Embajada de Nicaragua en San José. El “plantón feminista” fue para denunciar el aumento de las detenciones arbitrarias y las personas desaparecidas por parte del régimen Ortega-Murillo y fue organizado por varios colectivos.

Ximena Castilblanco es comunicadora feminista y co-fundadora de Volcánicas, una colectiva feminista que posiciona y visibiliza los derechos de las mujeres migrantes y exiliadas centroamericanas y del Caribe.

Castilblanco señaló que en Costa Rica hay muchas organizaciones de la sociedad civil que están apoyando para denunciar lo que está pasando en Nicaragua, entre ellas Las Rojas, la Coordinadora Feminista, Guanared y el Departamento Ecuménico de Investigaciones (DEI); pero destacó que sí falta mucha más presencia desde la institucionalidad.