De ninguna manera significa una renuncia a poner tope a las pensiones de lujo, asegura el ministro de la Presidencia.

“En el marco de las negociaciones con organizaciones magisteriales surgieron inquietudes de parte de esas organizaciones con respecto a los alcances de estos proyectos en relación con el Magisterio”, por lo cual se tomó la decisión de retirarlos temporalmente, explicó Morales.

“De manera alguna puede interpretarse como una renuncia del Poder Ejecutivo a apoyar estos proyectos”, que incluyen el establecimiento de tope a las pensiones de lujo, agregó.

El ministro manifestó que en el momento oportuno serán devueltas al Congreso para que sigan su trámite. “La dinámica y el proceso legislativo, cómo avanzan y cómo terminan aprobándose en las comisiones donde están empezando su proceso y luego en el plenario legislativo, serán definidos por los diputados”.

Insistió Morales en que el único interés de retirar temporalmente estos tres proyectos, presentados por el Poder Ejecutivo al inicio del periodo de sesiones extraordinarias, es abrir un espacio al diálogo con las organizaciones magisteriales, que desean tener más claridad sobre la forma en que estas iniciativas afectan a sus agremiados.

La versión de Morales fue ratificada por el presidente Carlos Alvarado, quien manifestó que el gobierno está totalmente comprometido con la tesis de poner tope a las pensiones de lujo, que le generan al país un costo de más de 1 billón de colones al año.

Uno de los proyectos, el 21130 que fue iniciativa de la diputada liberacionista Franggi Nicolás, pretende que para todos los regímenes con cargo al presupuesto nacional se establezca el mismo tope que tienen las pensiones de la Caja de Seguro Social, de 1,6 millones.