Las denuncias fueron presentadas desde 2009 por vecinos y organizaciones del cantón de Carrillo pero varias acciones por parte de la empresa hotelera retrasaron el inicio del juicio penal que ordenó la jueza del Tribunal Penal de Guanacaste, Adriana Sobrado Barquero. (ver resolución)

La organización Confraternidad Guanacaste y el Consejo Ecocivil de Carrillo señalaron, en las denuncias que iniciaron desde 2009, los impactos del megaproyecto turístico sobre los bienes y recursos públicos y la violación de los Derechos Humanos de las comunidades a vivir en un ambiente sano así como las restricciones de acceso libre a la playa.

A partir de estas denuncias y de las pruebas aportadas, la Fiscalía del Ministerio Público y la Procuraduría General de la República asumieron la defensa de los intereses públicos, señala la Federación Conservacionistas Costarricense, (FECON).

En la acción penal de la Procuraduría se prevé que los acusados y las empresas involucradas -propiedad del grupo hotelero- paguen por los daños causados.

Antecedentes

El hecho más notorio que se registró en la construcción de la primera etapa del Hotel Riu -todo incluido de 701 habitaciones- destaca la muerte del trabajador Rafael Antonio Pérez en circunstancias aún no aclaradas por la empresa ni por las autoridades judiciales.

Entre los impactos sobre el ambiente destacan la destrucción total del manglar que había en la zona de la playa; el uso intensivo del agua en una región con escasez; la destrucción con dinamita del arrecife en la playa frente al hotel; la tala y entierro de árboles además del desvió del cauce de la Quebrada Huesera, la invasión de su área de protección y su posterior entubamiento. Así como la muerte por secamiento de árboles dentro de la zona marítima que obstaculizaban la vista al mar.

Todos estos hechos fueron comprobados con pruebas que aportaron las comunidades y las organizaciones, señala FECON.

En 2011 se construyó la segunda etapa con el nombre de Ríu Palace, 538 habitaciones más que dan un total de 1239 habitaciones, uno de los complejos hoteleros más grande de Centroamérica.

Se empleó mano de obra extranjera inmigrante, la mayoría sin derechos laborales básicos, seguro social, vacaciones o liquidación, señala FECON y agrega que “esta situación contrasta con el discurso económico de “desarrollo” y “progreso” que se usa para justificar el auge inmobiliario de Guanacaste”.

La playa Matapalo es una zona de anidación de tortugas marinas severamente afectado por las actividades del hotel. Entre las afectaciones cabe mencionar la contaminación lumínica y sonora que interfieren en el proceso de desove. Los vecinos han demostrado que el Hotel Ríu se apropió de los sitios donde antes desovaban estos animales en peligro de extinción. Los testimonios fueron recogidos en el documental “Quebrando los Huevos de Oro” del Centro para Viajes Responsables.

Entre las pruebas que sustentan el juicio están los informes de peritos y autoridades del Área de Conservación Tempisque (ACT), en que señalan, por ejemplo, que “se realiza inspección ocular donde se observa relleno y eliminación del manglar entre los mojones 149 y 160; además hay eliminación de vegetación arbórea entre los mojones 160 a 26” Oficio ACT-OSRSCC-147 de marzo de 2010.

El ACT cuantifico que el área cortada y rellenada correspondía a un manglar de aproximadamente 8000 metros cuadrados, mientras que una porción de árboles -con una extensión cercana a los 5000 metros cuadrados- situados contiguo al estero y dentro de la zona pública, fueron talados casi en su totalidad.

Por su parte el Tribunal Ambiental Administrativo (expediente Nº 174-09-03-TAA) tras una inspección realizada en la zona aledaña al hotel Riu, detalló que preliminarmente encontraron el desvío y eliminación del cauce de una quebrada, la corta de vegetación, el relleno de áreas de manglar y la introducción de especies vegetales exóticas. (Ver inspección).

(Confraternidad Guanacasteca Te: 88268216 - 26720238 correo: confraternidad_gte@yahoo.com) (Enlace a Resolución completa: http://www.feconcr.org/doc/riu/resoljuicioRIU.PDF).