La guerrilla dispuso una medida similar hace un año, paralela al comienzo de las negociaciones en La Habana.
La guerrilla dispuso una medida similar hace un año, paralela al comienzo de las negociaciones en La Habana.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) deponen las armas por un mes, a partir de ayer, con la esperanza puesta en que el gobierno colombiano adopte una medida similar. Los anuncios se produjeron en medio de la tensión generada por el atentado a una comisaría en Inzá, departamento Cauca, donde un cochebomba causó el sábado por la noche al menos ocho muertos y veintidós heridos, lo que provocó que el gobierno suspendiera una rueda de prensa con los delegados de las FARC en La Habana. El presidente Juan Manuel Santos lamentó que la guerrilla colombiana busque con el atentado en Inzá presionar al gobierno para que reduzca las acciones militares. “Si las FARC creen que con actos como éste nos van a llevar a un cese al fuego, que es lo que también están diciendo, se equivocan, se equivocan de cabo a rabo”, dijo el mandatario. Su administración ofreció una alta recompensa por información sobre los autores del hecho.

El guerrillero Jorge Torres, alias Pablo Catatumbo, señaló que, así sea de manera unilateral, “procedemos a ordenar a todas nuestras unidades guerrilleras y milicianas un cese de fuego y hostilidades por 30 días a partir de la hora cero del próximo 15 de diciembre, correspondiendo así a un hondo clamor nacional”. Torres, uno de los líderes de las FARC que participa del diálogo con representantes del gobierno en busca de un acuerdo de paz, señaló que, simultáneamente, “ordenamos permanecer alerta ante cualquier operación enemiga, la cual deberá ser respondida sin dilación”. Al leer el comunicado del Secretariado del Estado Mayor Central del grupo guerrillero, Catatumbo agregó: “Aún abrigamos la esperanza de que el gobierno nacional responda a nuestro gesto ordenando un alto en su ofensiva”. Sin embargo, hasta ahora Santos se negó a detener su ofensiva militar contra las organizaciones guerrilleras mientras no se acuerde definitivamente la paz.

De hecho, la guerrilla colombiana dispuso una medida similar en noviembre de 2012, paralela al comienzo de las negociaciones en La Habana, que luego no prorrogaron debido a falta de reciprocidad de parte de las autoridades colombianas. “Tenemos que seguir la ofensiva, no darles un minuto de descanso, no darles un minuto de tregua para que no tengan la capacidad de cometer actos como los que acabamos infortunadamente de ver”, dijo Santos antenoche, al concluir un consejo de seguridad en Popayán, la capital del Cauca, en el suroeste del país.

Por otra parte, un comunicado elaborado por el gobierno y las FARC destacó aspectos importantes sobre los avances y acuerdos al concluir ayer el decimoséptimo ciclo de conversaciones en el contexto del diálogo que ambas partes llevan adelante desde hace 13 meses. La nota afirmó que el segundo informe de la mesa de negociaciones contribuirá a la ampliación y profundización de la democracia, lo cual es necesario para lograr bases sólidas para forjar la paz.

También agregó que el robustecimiento de la democracia incluye la ampliación de los derechos y garantías para la oposición, los espacios de participación política y ciudadana, así como el marco de acción de las organizaciones y movimientos sociales. El texto llamó a la sociedad colombiana a participar en la construcción de la paz, de manera especial en los territorios más afectados por el conflicto y el abandono, y en particular en el marco de la implementación del acuerdo final.

El ex presidente colombiano Alvaro Uribe criticó la actitud de las FARC de anunciar un cese al fuego unilateral. “Infame juego con Colombia, asesinan y ahora disimulan con tregua”, escribió Uribe en su cuenta de Twitter en la que también calificó de farsa asesina del terrorismo el anuncio de tregua. El alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, expresó su deseo de que gobierno y guerrilla depongan las armas: “El cese al fuego unilateral ofrecido por las FARC debe ser respondido de igual manera por el gobierno y puede extenderse hasta el acuerdo final”, señaló también vía Twitter.