En tal sentido, la defensora Monserrat Solano aseguró que los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), planteados por las Naciones Unidas para el año 2030, constituyen la agenda que el país debería seguir para dar cumplimiento a los derechos humanos básicos.

Entre los objetivos de la agenda 2030, se incluyen la erradicación de la pobreza, una educación inclusiva, el derecho a la alimentación, el agua y el saneamiento, así como el acceso oportuno a los servicios de salud.

“Para la Defensoría de los Habitantes, el cumplimiento de la Agenda 2030 debe convocar a todas las instituciones públicas, incluyendo a los poderes de la República, las instituciones autónomas y las municipalidades. También, y sobretodo, debe convocar a la sociedad civil, a los medios de comunicación, a los organismos internacionales, a las organizaciones de base, las cooperativas, los sectores productivos y empresariales, los sindicatos, las asociaciones de desarrollo, entre muchos otros. En otras palabras, si los frutos del desarrollo deben ser para todos y todas, sin dejar a nadie atrás, todos y todas deben estar involucrados en la construcción de ese futuro común”, señaló la declaración del organismo.

 “Este reto no le debe ser ajeno a ningún costarricense, pues resuena en la historia de un país que hizo de la solidaridad la base de sus primeros pasos hacia el desarrollo. Es también una apuesta a la esperanza de que el desarrollo inclusivo y sostenible, respetuoso de los demás y del ambiente, no es un ideal inalcanzable sino algo que debemos cumplir en esta generación”, manifestó la Defensora de los Habitantes, Montserrat Solano.