“Nunca dejé de hacer poesía, sólo cambie el soporte material”. Quique Acuña

Proveniente del refinado mundo checoeslovaco de los títeres; becado por el Ministerio de Cultura de Checoslovaquia, país donde recibió cursos en diversas áreas del teatro de muñecos en la Cátedra de Títeres de la Universidad Carolingia de Pragay, fundó en su país natal, Argentina, en 1963 y luego en Costa Rica a inicios de 1968, el Moderno Teatro de Muñecos MTM.

En noviembre de 1968, nació para alegría del público el MTM, con el estreno de su primer espectáculo El lagartito travieso, al cual siguieron muchos otros en los años siguientes, Cincocientos mil grados (1969), El músico y el león (1971), Aventura submarina (1973), La caja de sorpresas (1974), Entre pícaros anda el juego (1976), Sopa de piedras (1977), Amonémonos amor (1981), El mono ciclista (1978), La carta perdida (1978), Dos en uno (1980),Como si fuera jugando (1984, 2015), Imaginémonos (1988), Quién matará al Vampiro (1987), El ladrón equivocado (1995), Sombras de mi tía Panchita (1998), Cuentocondedos (2000), La Isla del Tesoro (2001), Un cuento para crecer (2004), Aventuras y desventuras de Perico de los Palotes (2006), Odisea (2010), Un buen regalo (2010), La jaula, un viaje hacia la libertad (2018), entre otras.

Podríamos afirmar entonces, que hoy día es la agrupación teatral costarricense activa, con más años de antigüedad, historias, generaciones, personas, encuentros y desencuentros, característicos de los viajes de las vidas. Y que sus huellas, constituyen sin duda, un referente del arte y la cultura costarricense.

Medio siglo de vida del M, como le llaman algunos, representando en una memoria gráfica de algunos de sus espectáculos, eternizando y reconociendo su aporte a la creatividad de la cultura nacional, reflejando las diversas formas de expresión escénica que combinan el trabajo actoral con el de máscaras, objetos y los múltiples tipos de muñecos como los tradicionales de guante, varillas tipo javanés, marionetas, sombras, el teatro negro, las figuras planas, con espuma, telas y otros materiales, con el fin de hacer posible lo imposible para generar sentipensares en diversos seres, una síntesis de la esencia del MTM.

Media teja de historias y viajes, plasmada en un libro, gracias a diverses amigues y a la Vicerrectoría de Acción Sodial (VAS/UCR), que fue presentado el 3 de diciembre anterior, en el Teatro Alberto Cañas, más conocido como Antigua Aduana. Donde varios personajes desde público en general, amigues íntimes, hasta el primer Pintatuto, el actual elenco del MTM y otros personajes, se reunieron a celebrar este homenaje a su medio siglo de vida.

Con el  aporte de testimonios, registros y otras curiosidades, iniciando desde la joven más antigua Sofía Navarro, quien afirma “Mi primer recuerdo del MTM es anterior a mí. No había nacido y ya andaba por sus pasillos, sus butacas, sus bodegas. Ya sabía cómo olía, cómo se organizaba, cómo se sentía; ya el alma del lugar se mezclaba con la mía”, pasando por el viejo más joven su padre Anselmo Navarro, siguiendo con Rosalía Camacho Granados, Juan Fernando Cerdas-Albertazzi, Flora Marín Guzmán, Olga Luján, el equipo de la VAS, el MTM, hasta el valioso aporte de “Quique” y sus hijos, Elsa y Fernando Acuña, a todos los que están en los agradecimientos, a los que faltan y los que vendrán.

Desde allí las continuas pinceladas del recuerdo, que se daban por los irreverentes, títeres, muñecos, esperan que el viento cotidiano del olvido lejos de disiparlas, las disperse cual semillas de memorias, deseando que crezcan retoños o flores y que miles de motivadoras abejas y colibríes lleven por lugares y generaciones, su legado. Para entonces evidentemente las emociones estaban a flor de piel y en aumento.

Mientras el sonrojar de algunos cuerpos, aún en escena, no podía evitar los chorros de lágrimas alegres, tristes, nostálgicas, indescriptibles, generadas por las fluidas y acertadas palabras del teatrero Cerdas-Albertazzi. Que iniciaba con los actos protocolarios de la velada, seguidas por intervenciones de Olga Luján, Anselmo Navarro, el equipo de la UCR Y otres colaboradores del proyecto.

Mencionaba desde los más connotados hasta los más fugaces colegas y algunas anécdotas, pasando por los pequeños espectadores entusiastas, como es el caso, que luego llevarían a otros peques a disfrutar del maravilloso mundo de los títeres, el arte, la observación, la motivación, el intercambio, el reconocimiento, el crecimiento.

Recordando al clásico personaje del niño grande “Pintatuto” pintor que todo lo pintaba, pasando por "Como si fuera jugando", quien da título al registro audiovisual producido por la costarricense Laura Molina. Y que como bien lo señala Anselmo Navarro “habla del juego como parte de la vida, de imaginar cosas positivas y de hacer del mundo un lugar mejor, básicamente esas cosas con las que nacemos todos los seres humanos", manipulador y director de la obra, montada hace unos años, como parte de las celebraciones de los 100 años del natalicio del maestro fundador del MTM y director original de la obra, de creación colectiva, Enrique "Quique" Acuña.

Sus capacidades estimulantes, sencillas, mediante un lenguaje universal capaz de cautivar por igual a todos los públicos del mundo, analizado y recreado bajo referentes actuales la temática de dicha obra reafirmaba ser atemporal, resaltando valores y necesidades como el respeto, la solidaridad y la no discriminación. Provocando sensaciones estéticas y divertidas, buscando crear opinión y reflexión en los pequeños espectadores, con una gran síntesis del lenguaje titiritero.

Como Si Fuera Jugando una fábula que cuenta con formas, colores, un poema que se dice con música, un sueño que se comparte, con un montón de manos que se juntan para jugar con formas, sin ningún texto hablado. Porque cuando los títeres tienen que expresarse, lo hacen como si fuera jugando.

Así con muchos de sus montajes, historias políticas a tono de fábula que a nuestro pesar... no pierden actualidad, se aventuran al juego del viaje de la vida, cómo y con ODISEA, que con más de 101 un funciones, esta maravillosa adaptación del clásico griego para todas las edades, atravesaron tempestades, desafiaron crueldades y especialmente disfrutando, recorrieron paisajes, escenarios y países como Colombia, España, Brasil. Pasando por Puerto Rico, Nicaragua, México, Canadá, New Orleans EEUU, El Salvador, República Dominicana, Panamá, El Salvador, Chile, hasta China, con algunos que faltan y otros que vendrán.

Entre los inspiradores personajes del orejón amarillo, verde, anaranjado, los plomos líquidos, Benito Bonito, Doña Modorra la Tortuga, Uvieta, el Señor Don Gato, el cucaracho tramoyista, Odiseo y sin jamás olvidar a secretas voces, el especial “Quién matará al vampiro” con su marimba de calacas, montaje para los menos peques, que algunos peques tuvimos la oportunidad de ver y disfrutar múltiples veces pues realmente nos encantó, hasta impregnarse sutilmente en las memorias de nuestros corazones.

Así en la tarea de construir una realidad cargada de sueños, de hacer lo imposible, posible, con el conocimiento que nos fortalece y nos hace libres, deseándoles un larga vida al MTM, les invitamos a conocer, reconocer, si gustan compartir y siempre disfrutar, en línea y de forma gratuita dicho documento histórico, en el siguiente enlace: http://www.kerwa.ucr.ac.cr/handle/10669/79960  ISBN 978-9930-568-13-2 Navarro, Anselmo. MTM MEMORIA GRÁFICA DE MEDIO SIGLO UCR (2019).

Por otra parte, reconociendo, entendiendo y valorando, la tarea titánica de recopilación en este vital documento histórico, sin afán de nada, o quizás en aras de contribuir con un granito de arena, el único aporte a la observación de la pesquisa, que podría ser tomada en cuenta, ojalá para una pronta reedición de dicha espectacular y valiosa memoria, permitiéndome los atrevimientos del caso, es invitarles a sobrevolar el desafío constante, de ser un poco más detallistas en los detalles.

Iniciando con ampliar un poco la ficha técnica del registro, donde se tomó la fotografía, quien la tomó o facilitó, artistas, fotógrafos, amigues, año del registro gráfico, preguntas que surgieron al pasar sus páginas, con la certeza que, en la medida de lo posible, alguna de esas respuestas de seguro está disponible, con el fin de reconocer y validar aún más, el registro gráfico que sustenta el documento.

Pasando por la confesión de la curiosidad por conocer más sobre las estampillas, continuando con la diagramación de un documento que intenta recrear escenas efímeras del teatro y la vida. Así como, incluir por supuesto, no más ni menos importantes, a las mujeres distantes o a quienes detrás de escena, también hacen posible lo imposible.

Pues en ciertas épocas, por no decir muchas o todas, los seres humanos sienten necesidades de contribuir y los reconocimientos son algunas de las estrategias que alegra, motiva, satisface, cual abrazos que alimentan alma, cuerpo y espíritu.

Honrando aún más el registro documental, sobre todo de este peso, además es una de las formas de mostrar y demostrarse, que se fue y es parte, más aún si formaron parte de la compañía o si bien entre los programas del libro o las fotos salen sus rostros o nombres, lo que hoy día le llaman algunos derechos de imagen, y que tal vez con un simple, gracias a todos los demás también, se es o es lo que es, parte de.

Inclusive para no dejar de lado o en el olvido, la existencia y la esperanza de la conocida en algún momento como la Sala Juan Enrique Acuña JEA, por siempre la casa del MTM, cuando abrió sus puertas para el inicio de otros proyectos, nadie se imaginaba que sería el inicio de su cierre, por qué, por sin sabores y sin saberes, que aún hoy algunos no entendemos, hoy seguimos conservando la idea de un día vivir su posible reapertura, tal vez en otro lugar con el mismo nombre, tal vez un espacio que, como todo, puede renacer como el fénix, sobre todo como dice Sofía con los alquimistas del MTM que convierten la felicidad en algo que se puede tocar.

Augurando éxitos a todos los que, de alguna u otra medida, hicieron posible esta media teja de memoria gráfica del viaje del M por Costa Rica y el mundo, a quienes le están por mirar y a los que vendrán, les deseamos un buen provecho de esta joya histórica e boa viagem entre sus páginas.

FUENTES

MTM. Página oficial https://www.mtmteatro.org, http://modernoteatrodemunecos.blogspot.com/, https://www.facebook.com/1425261237782019/photos/a.1427089994265810/2183565151951620?type=3&sfns=mo (2019)

Rodríguez Mata, Natalia. Moderno Teatro de Muñecos desaloja sus instalaciones. RedCultura. Publicado el 03/02/2011 3:39 PM. http://redcultura.com/php/Articulos652.htm (2019)

Prados, Anselmo. Libro. Memoria gráfica de medio siglo: MTM. Teatro de Muñecos / autores Anselmo Navarro Prados, Rosalía Camacho Granados, Juan Fernando Cerdas-Albertazzi, Flora Marín Guzmán. Diseño de portada: Sofía Navarro Costa Rica: Universidad de Costa Rica VAS UCR [2019]. 313 páginas ISBN 978-9930-568-13-2 CIP/3462 CC.SIBDI.UCR http://www.kerwa.ucr.ac.cr/handle/10669/79960 (2019)

Molina, Laura; Monte, Miguel. Documental audiovisual. “Como si fuera jugando” La vida de Juan Enrique. Centro de Cine. https://www.centrodecine.go.cr/producciones/si-fuera-jugando (1985)